lunes, 20 de marzo de 2017

La barca gigante de Ai Weiwei







"No hay una crisis de refugiados, es una crisis humana... y en la forma de gestionar esta crisis hemos perdido nuestros valores más básicos. En este momento de incertidumbre, necesitamos más tolerancia, la compasión y la confianza del uno hacia el otro, ya que todos somos uno. De lo contrario, la humanidad se enfrentará a una crisis aún más grande".


Ai Weiwei sigue reflexionando sobre los refugiados, esta vez con su mayor instalación hasta la fecha, Law of theJourney (La ley del viaje), inaugurada en la Galería Nacional de Praga, cuya pieza principal es una gigantesca embarcación de 70 metros y 258 figuras hinchables, a la que rodean otras en el suelo con flotador como si estuvieran semihundidas, que representan la impotencia ante un mar que se los traga.





"Es normal que la gente tenga miedo a que sus vidas se vean alteradas ante un extranjero o alguien que viene de lugares menos familiares y ha sido dibujado como peligroso. Pero desde un ángulo humanitario, si vemos que alguien es víctima o busca de forma desesperada un lugar de paz, y no lo aceptamos, el verdadero desafío, la verdadera crisis, no está en ellos, sino en los que los ignoran".





No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada