jueves, 2 de marzo de 2017

Vermeer y los maestros de la pintura de género




Johannes Vermeer, La Dentellière



Vermeer et les maîtres de la peinture de genre (Vermeer y los maestros de la pintura de género) es el título de la exposición que se muestra en el museo del Louvre hasta el 22 de mayo. En ella se han reunido doce pinturas de Johannes Vermeer (un tercio de la obra conocida del pintor) en diálogo con  una cincuentena de obras firmadas por otros grandes pintores del Siglo de oro holandés, como Gerrit Dou, Gerard ter Borch, Jan Steen, Pieter de Hooch, Gabriel Metsu, Caspar  Frans van Mieris.




Johannes Vermeer, La Laitière
Gerard Dou, La Cuisinière hollandais 



Johannes Vermee, Femme à la balance
Pieter de Hooch, La Peseuse d’or 



Johannes Vermeer, La Lettre
Gabriel Metsu, Jeune homme écrivant une lettre



La exposición pretende demostrar que el pintor mantuvo fructíferas y largas relaciones con otros artistas de su tiempo, lejos de la imagen del artista solitario que vive en su propio mundo inaccesible y silencioso. “No se trata de negar el genio de Vermeer, ni de afirmar que fue solo un pintor entre otros tantos. Lo que proponemos es terminar con esa actitud de adoración, tan habitual hasta ahora, para poder analizar mejor la naturaleza de su arte y la cualidad de su contribución”, señala el comisario de la muestra, Blaise Ducos.




Johannes Vermeer, La Lettre interrompue
Gabriel Metsu, Jeune femme lisant une lettre 



Frans van Mieris, Femme à son miroir
Gerard ter Borch, Femme à son miroir



Vermeer, Jeune fille au collier de perles

Caspar Netscher, Femme au perroquet



El tercer cuarto del siglo XVII fue el momento económico más floreciente de las Provincias Unidas. Entre 1650 y 1680 se puso de moda la pintura de género, un conjunto de pequeños formatos intimistas y austeros que idealizaban escenas de la vida cotidiana. Las copias entre artistas resultan evidentes,  sus obras muestran fuertes similitudes en términos de estilo, tema, composición y técnica. Esta rivalidad artística ha contribuido a la excepcional calidad de sus obras. “Todos los pintores holandeses de la época compartieron los mismos temas y motivos. En ese sentido, Vermeer no es nada original. Pero sí lo es su tratamiento, radicalmente novedoso”, apunta Ducos. Aunque ninguno de ellos supera el misterio que emanan los lienzos de Vermeer, en los que alcanzó un nivel altísimo de naturalidad, composición compleja y espacios inundados de luz.




Frans Van Mieris, Le Duo
 Vermeer, Jeune femme assise au virgina



Johannes Vermeer, L’Astronome
Johannes Vermeer, Le Géographe 



Nicolas Maes, Jeune femme à sa couture
Vermeer, Allégorie de la Foi catholique 




Fotos: Wikipedia



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada